LA MIELINA Y LAS CONEXIONES NEURONALES

Free Contact Form

Que es la mielina?
La mielina es la capa gruesa que recubre los axones (tallo de las neuronas o células nerviosas), cuya función permite la transmisión de impulsos nerviosos entre distintas partes del cuerpo gracias a su efecto aislante. Se le clasifica como una lipoproteína y se encuentra en el sistema nervioso de los vertebrados.

¿Cómo se forma la mielina?
La mielina se forma por una sustancia producida por las células de Schwann presentes en las neuronas conectivas y motoras, las cuales se enroscan a lo largo del axón formando la vaina de mielina, la cual es una sustancia que aísla con varias capas de lípidos y proteínas que rodean a los axones y acelera la conducción de los impulsos nerviosos al permitir que los potenciales de acción salten entre las regiones desnudas de los axones o nódulos de Ranvier (lugares donde no se enrosca la mielina o lugares no mielinizados), y a lo largo de los segmentos mielinizados.

Materia blanca y gris del cerebro
La mielina tiene un color blanco, de aquí la frase “materia blanca” la cual se refiere a la zona del cerebro cuyos axones están mielinizados, y la “materia gris”, se refiere a los cuerpos neuronales que no están mielinizados. La corteza cerebral, por ejemplo, es gris, al igual que el interior de la médula espinal (en donde los cuerpos neuronales se disponen en el centro y la mayoría de axones discurren por la periferia).
Principales funciones que cumple la mielina:
• Conductor de impulsos eléctricos que envían y reciben mensajes de todo tipo al cuerpo.

Causas de la pérdida de mielina
• Las enfermedades desmielinizantes, que son aquellas en donde la mielina es el principal objetivo. Hay dos grupos principales de estas enfermedades: las enfermedades adquiridas (como la esclerosis múltiple) y los trastornos neurodegenerativos hereditarios.
• La falta de hierro durante el embarazo (lo cual afectaría el sistema nervioso del feto sobre todo si esa carencia ocurre durante la etapa crítica de formación del sistema nervioso.), y durante los primeros años de vida pueden afectar profunda y de forma duradera el desarrollo cerebral del niño.
• La inflexibilidad, el miedo y la ira frecuente e intensa pudiesen ser factores que predisponen a deficiencias del sistema nervioso.

Síntomas de la pérdida o daño de la mielina:
A la zona de daño o destrucción de la mielina se le denomina lesión o placa. Si la vaina de mielina se daña parcialmente o se destruye, los impulsos nerviosos se ralentizan (se hace más lento el proceso) o dejan de transmitirse, y esto ocurre debido a que los impulsos se transmiten a lo largo de toda la fibra nerviosa en lugar de entre nodo y nodo, lo que requiere mucho más tiempo de transmisión.

Los síntomas que esto provoca son:
• Un cortocircuito en la transmisión de los impulsos nerviosos.
• Disfunción del sistema nervioso debido a que el sistema esta ralentizado, lo cual puede generar deficiencias sensitivas como visión borrosa, problemas de coordinación e identificación de lateralidad, dificultades para caminar, ir al baño (debido al control insuficiente de las esfínteres), parálisis, etc.
• La pérdida de mielina por enfermedades ocasiona graves trastornos del sistema nervioso debido a que los impulsos eléctricos no se conducen con suficiente velocidad o se detienen en mitad de los axones y, al ser autoinmunes, el sistema de defensas ataca a la mielina al considerarla como una sustancia desconocida, ajena al organismo.
• En el caso de esclerosis múltiple, la cual ataca la sustancia blanca (mielina) del sistema nervioso central, puede haber recaídas y fases de remisión (o brote), con periodos de remisión cada vez más cortos en el tiempo. Sus síntomas incluyen cualquier combinación de ceguera parcial (o ver borroso o gris), paraparesia espástica, andar inestable, vértigo, diplopía, y la incontinencia.
• Aunque la depresión, ansiedad, miedo y angustia se pueden deber  otros factores, pueden ser síntomas de la desmielinización.

¿Se puede regenerar la mielina?
Por supuesto que sí. Eso respondería el cuerpo inmediatamente si la pregunta se la hiciésemos a él. Sin embargo, la remielinización del sistema nervioso es aún tema de controversia para la ciencia, la cual aún busca la forma, el fármaco o el proceso de cómo incitar otra vez el proceso de mielinización de los axones.
La medicina natural considera profundamente la extraordinaria capacidad auto-curativa y auto-regenerativa del cuerpo, el cual tan sólo requiere de los elementos necesarios para que este pueda efectuar su propia curación. Y una de las cuestiones primordiales para iniciar un proceso de sanación está en la dieta.
Una dieta adecuada es fundamental, incluir alimentos cada día ricos en ácido fólico,  vitamina B12,C y D, ácidos grasos esenciales, etc. es indispensable para que el sistema nervioso comience a fortalecerse y recobrar su salud.

Además de una dieta de calidad, se debe considerar otros factores como, por ejemplo, las actitudes emocionales ante diversas cuestiones. La inflexibilidad, la dureza mental o el miedo, por ejemplo, causan severa tensión en el organismo, y a la larga estos estados anímicos pueden provocar un desgaste profundo del sistema nervioso.





GUIA NUTRICIONAL PARA REGENERAR LA MIELINA

La mielina es una lipoproteína que se encuentra en el organismo de los vertebrados y la cual recubre el tallo de las neuronas o células nerviosas, siendo su función la transmisión y conducción de impulsos nerviosos o eléctricos que envían y reciben mensajes de todo tipo al cuerpo. Cuando la mielina se pierde o daña los impulsos nerviosos se ralentizan (se hace más lento el proceso del sistema nervioso) o dejan de transmitirse, se puede provocar un cortocircuito en la conducción de impulsos nerviosos que pueden generar una disfunción del sistema nervioso creando deficiencias sensitivas como visión borrosa, problemas de coordinación e identificación de lateralidad, dificultades para caminar, ir al baño (debido al control insuficiente de las esfínteres), parálisis, etc.  
La esclerosis múltiple es una de las enfermedades desmielinizantes mas comunes, esta afección ataca la mielina del sistema nervioso central generando fases de remisión (o brotes), con periodos de remisión cada vez más cortos en el tiempo y cuyos síntomas incluyen cualquier combinación de ceguera parcial (o ver borroso o gris), paraparesia espástica, andar inestable, vértigo, diplopía, y la incontinencia.
Para cuidar, evitar y sanar la buena transmisión y conducción del sistema nervioso es fundamental que la mielina este siendo producida adecuadamente, y para esto, es fundamental mantener una dieta con aquellos alimentos requeridos para su buena producción y regeneración.

Alimentos que deterioran las vainas de mielina y las funciones del sistema nervioso:
• Grasas nocivas o saturadas: evita a toda costa lo frito, los embutidos, disminuye al máximo la carne roja y la leche de vaca y derivados.
• Azúcar refinada: este carbohidrato de absorción rápida es uno de los irritantes más fuertes del sistema nervioso, lo deteriora y, la larga, produce un sinfín de afecciones. Si que haz todo tu esfuerzo por evitar sodas, comida procesada, pasteles y dulces, kétchup y todo lo que la contenga.

Alimentos que nutren y reparan las vainas de mielina:
• Complementos y vitaminas: debes tomar alimentos y suplementos ricos en ácido fólico y vitamina B12, vitaminas indispensables para la protección del sistema nervioso y la reparación adecuada de mielina, así como también ayudan a prevenir que se dañe. Investigaciones han confirmado que personas que padecen esclerosis múltiple y en sus dietas se incluyó un tratamiento con ácido fólico mejoraron considerablemente tanto en los síntomas como en la reparación de la mielina.
• Ácido fólico: indispensable para un buen funcionamiento del sistema nervioso. Los alimentos que la contienen son: granos enteros, cereales integrales, etc. .
• Te verde y hierbas: incluir en la dieta vegetales y hierbas anti-inflamatorios: para proteger las vainas de mielina es necesario reducir la inflamación en el cuerpo, lo cual es el pilar del tratamiento para la esclerosis múltiple. El te verde, por ejemplo, así como el sauce blanco, el te de limón o cítricos, la garra del diablo, asi como la vitamina C y D, no deben faltar en tu dieta.
• Vitamina C: es un gran depurador, desinflamatorio y antioxidante poderoso, se recomienda sin duda para mantener al cuerpo con un sistema inmune en buenas condiciones, el cuerpo libre de grasas y toxinas y para ayudar a desinflamar. Todo esto es necesario para que el sistema nervioso este funcionando correctamente y la mielina este bien protegida. La vitamina C la puedes encontrar en alimentos como los cítricos (naranjas, limones, etc.). brécol, algas marinas, guayabas, etc. 
• Ácidos grasos esenciales: se deben incluir en la dieta diaria, son indispensables para la producción y mantenimiento de la vainas de mielina, las cuales se componen fundamentalmente de ácido oleico. ¿ sabias que tu cerebro está formado por un 60 por ciento de grasas? Pero de las grasas amigas como los ácidos omega-3 y omega-6.
• Ácido oleico: las aceitunas son una rica fuente de este ácido esencial, un omega-6 que además se encuentra en el pescado, el pollo, las nueces, el aceite de oliva extra virgen y las semillas.
• Omega-3: los peces de aguas profundas contienen buenas cantidades de ácidos grasos omega 3, los cuales participan en las funciones cerebrales mejorando la transmisión de impulso nerviosos, además de que ayudan a reducir la inflamación en el cuerpo.
• Vitamina A y D: este es un apoyo extra para el sistema inmune este en óptimas condiciones y apoye en la recuperación del daño de mielina o en caso de enfermedades desmielinizantes. Los vegetales anaranjados como la papaya, la naranja, la zanahoria, etc., son ticos en vitamina A, y el aceite de hígado de bacalao es muy buena fuente de vitamina A, D y ácidos grasos esenciales. La vitamina D ha sido una de las mejores opciones para reducir el riesgo de desmielinización y la esclerosis múltiple de forma significativa.
• Aminoácidos: son esenciales para la transmisión de mensajes cerebrales, son los ladrillos con los que se construyen las proteínas mejorando la capacidad de comunicación interna del cerebro. Te recomendamos incluir en tu dieta amaranto integral (contiene todos los aminoácidos esenciales que tu cuerpo necesita), levadura de cerveza, algas marinas como la espirulina (la cual además es rica en minerales y vitaminas).
• Frutas: el azúcar de las frutas es un elixir para el cerebro. Consume 3 o 4 piezas de fruta al día, pero evita combinarlas con otros alimentos, come las frutas cítricas en ayunas y las dulces consúmelas con el estómago vacío, 2 horas después de que hayas comido y espera 20 minutos a que se digieran. Las manzanas, las peras y los melocotones son estupendas por las noches, y la papaya o la piña como desayuno. Las uvas o los arándanos cómelos entre comidas en lugar de golosinas.

Además…

• Necesitas equilibrar tu glucosa, considerando en tu dieta  alimentos ricos en hidratos de carbono de liberación lenta como cereales integrales, vegetales, etc. Estos son el mejor combustible para el cerebro y el sistema nervioso, no forman sustancias tóxicas en el organismo y liberan su energía de una manera constante y paulatina.
• ¡Toma suficiente agua!: ¿sabías que el agua es la mejor conductora de impulso eléctricos? Así que en tu dieta no deben faltar al menos 2 litros de agua pura al día.
• Evita los alimentos muy cocinados ya que estos pierden muchas de sus nutrientes  naturales. Trata de comer lo más crudo posible.
• Semillas: las semillas son un alimento estupendo para todas las funciones del sistema nervioso.
• Y no te olvides de hacer ejercicio, el cual estimula de forma vigorosa las funciones generales del cuerpo, ayuda a que el cerebro este bien oxigenado y a descargar tensiones. Procura escoger una actividad que disfrutes mucho, ya que cuando disfrutas tu cerebro segrega hormonas que te provocan estados de gozo y bienestar, lo que ayuda enormemente a estimular las conexiones neuronales